Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

Berlín y el shock cultural por Soledad Vela Global Intern 2019

Berlín y el shock cultural por Soledad Vela Global Intern 2019

Como ganadora del concurso EF Global Intern 2019, el tercer país donde realice mi pasantía fue Berlín. Berlín es una ciudad bastante grande, segura, llena de historia, arte, buenos lugares para pasar el rato y el mejor lugar para conocer personas de diferentes partes del mundo.

¡Berlín es una ciudad única! Cada semana me sorprendía de diferentes maneras, es inevitable como latino tener shock cultural. Estas son algunas de mis vivencias.

Los alemanes NO sienten frío.

Parte de mi rutina era decir cada mañana: “¡Qué frío que hace afuera!”. Un día Karina (mi compañera de EF) me contesto entre risas: “There is not bad weather only bad clothes” (No hay mal clima solo ropa inadecuada). Y así es como terminé comprando botas, bufandas, guantes y 2 abrigos de invierno para salir abrigada y dejar de quejarme. En las salidas con mis amigos de la oficina de EF yo siempre era la única utilizando todas estas prendas y a ellos les bastaba un abrigo y estaban bien. ¡Es que sí! Es normal no sentir frío a temperaturas de 3°, si creces desde bebé esperando en la parada del metro/bus sin guantes, sin gorros de lana, etc. Los alemanes están acostumbrados al frío es un hecho y si quieres pasarlo bien invierte en ropa abrigada y estarás del otro lado.

Los alemanes reciclan botellas de todo tipo:

Recuerdo que el primer día que llegué a Berlín y salí a comer con amigos, vi en el metro no a 1 sino 3 personas que caminaban con su cerveza en una mano y en la otra cargaban una bolsa con algunas botellas de cerveza vacías. Mi primer pensamiento no relacionó las botellas de vidrio con el reciclaje. Como ecuatoriana recién llegada pensé: “Qué loco cargando todas las botellas que se tomó en la noche para llamar la atención, Welcome to Berlin “. Una vez que me explicaron que si depositas tus botellas en una máquina que se encuentra dentro de la mayoría de supermercados puedes recibir hasta 0.25 ctvs, mi pensamiento cambió y empecé a reciclar mis botellas de agua, de cerveza y hasta las que encontraba en la oficina y nadie las reclamaba.

Cerveza pan de cada día:

Es verdad cuando te dicen que si vas a Alemania vas a tomar mucha cerveza, pues la cerveza en Berlín es el pan de cada día. A toda hora es normal encontrar a personas con cervezas en la mano caminando por la calle con amigos o incluso solos en el metro. Si, en el metro se puede tomar cerveza. Puede que el clima este a –2° pero eso no impide tomar una cerveza bien helada después de un largo día de trabajo. Los alemanes tienen cervezas en la nevera de sus casas, en las oficinas y hasta he visto que en el carro. Y otro dato impactante es que, es permitido tomar cerveza desde los 16 años. ¡La llevan en la sangre!

Pensar como alemán es más práctico:

Los alemanes son personas bastante organizadas, puntuales y prácticas. Cuando realicé mi pasantía en EF Berlín ya tenían planificado todo que iba a realizar durante las próximas 4 semanas incluido clases de alemán en la mañana para sentirme más familiarizada con el idioma. Las clases y las reuniones de trabajo comenzaban a la hora exacta y acababan a la hora según acordada. El transporte público llegaba siempre a la hora que debía llegar. Cada vez que tenía alguna tarea y me complicaba me decía a mí misma: “Piensa como alemán” y la tarea “compleja” se me hacía más fácil y la terminaba rápido. Es decir, el truco está en ser práctico.

Cada rayo de sol se lo aprovecha al 100%.

En invierno a partir de noviembre oscurece a las 4:30 pm y el viento es helado. Sin embargo, los fines de semana suele haber buen clima, o al menos yo conté con esa suerte. Pese a las bajas temperaturas para los alemanes no es impedimento disfrutar del parque. El viento no es tan fuerte en la mañana, el cielo está despejado y hace sol, aunque la temperatura siga baja. Un parque muy popular es Mauerpark, en este parque se puede encontrar desde familias dando un paseo, magos, “Street dancers”, hasta un mercado de pulgas inmenso donde se vende absolutamente todo lo que te puedas imaginar.

Donners aquí, Donners allá, un restaurante de Donners te saludará:

Berlín los Donners salvan la vida de muchos. La misión de estos restaurantes es estar abiertos 24/7 dispuestos a alimentar a cualquier alemán o turista que este por la zona. El Donner es básicamente como un shawarma, contiene carne, tomate picado, salsa de ajo, salsa picante, lechuga, cebolla, puedes pedirlo en pan o grap a solamente 3 €. Un Donner te deja satisfecho, es muy fácil encontrar en la ciudad, tiene buen sabor y a muy buen precio. Las personas lo comen fuera del restaurante aprovechando la vista de la ciudad, por supuesto acompañado por una buena cerveza.

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes