Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

CAMBRIDGE: LA GUÍA DEFINITIVA PARA VISITANTES

CAMBRIDGE: LA GUÍA DEFINITIVA PARA VISITANTES

Desde hace años, una procesión de ratones de biblioteca y varias generaciones de políticos y estudiosos recorre constantemente las calles de la ciudad de Cambridge, el rival de Oxford en la lucha por el título de «La ciudad más inglesa de Inglaterra». Pero los pintorescos cafés, edificios arcaicos y polvorientas librerías ya no están solo reservados para los que asisten a escuelas privadas o purasangres británicos: Cambridge se está convirtiendo en una fantasía para todos los hípsteres que buscan algo para subir a Instagram.

Eso no quiere decir, naturalmente, que Cambridge sea solo para hípsteres, es difícil no enamorarse de esta ciudad repleta de rincones adoquinados y edificios que parecen salidos de una postal. Pero, con tantas cosas para hacer, tantos lugares para ver y tantos pasteles para comer, hemos hecho bien averiguando por ti cuáles son los «mejores pedazos».

VISITA LA UNIVERSIDAD

Finge que eres un estudiante universitario y vete a husmear a la (otra) mejor universidad de Inglaterra. Aunque se las suele considerar a la misma altura en cuanto a prestigio académico, clasificaciones académicas y preciosa arquitectura, hay algunas diferencias entre las universidades de Oxford y Cambridge: Cambridge es una ciudad más pequeña, por ejemplo, así que la universidad es mucho más prominente, es imposible no verla. Los edificios de las 31 facultades se pueden visitar en gran parte, aunque, hagas lo que hagas, NO pises el césped. King’s College, Trinity College y St. John College causan sensación y atraen a las multitudes, y también merece la pena dar un paseo por los jardines del Clare.

PÁSATE POR LOS MUSEOS

Cambridge es una ciudad que sabe cómo hacer disfrutar de verdad a cualquier persona cuya idea de una tarde turística entretenida sea recorrer una infinidad de museos. Como tiene la mayor concentración de colecciones de renombre internacional después de Londres, no importa qué tipo de cultura te estimule, no tendrás excusa para no cumplir tus deberes de buen turista. Puedes encontrar arte y antigüedades en el museo Fitzwilliam, embarcarte en un viaje a través de los libros de historia en el Museo Imperial de la Guerra, o deambular por el mundo natural del Jardín Botánico de la Universidad de Cambridge.

PUNT, PUNT, PUNT

Una vez más, al igual que su rival inglesa, Cambridge es una ciudad construida a orillas de un río serpenteante, así que, ¿por qué explorar a pie cuando puedes hacerlo cómodamente en una barca de madera? Vete al río Cam y prueba el punting (algo así como remar, pero una sola persona remando de pie), aunque procura pedir un chófer privado en Scudamore, la empresa de alquiler de barcas más antigua de Cambridge. Es importantísimo, por si acabas cansándote o dándote cuenta de que estás yendo en círculos y eres incapaz de dirigir una barca con nada más que un palo largo.

VISITA EL PARAÍSO DE LAS PASTELERÍAS

Si se te ocurre irte de Cambridge sin haber echado un vistazo a Fitzbillies, entonces es mejor que reserves un viaje para volver, en seguida. Fitzbillies es para Cambridge como Harrods es para Londres, esta pastelería tradicional es un establecimiento muy querido. Desde fuera, los descoloridos paneles de madera del escaparate te harán sentir que has viajado hacia atrás en el tiempo y aterrizado en 1921. No te equivocarías al 100 %, porque algunas cosas no han cambiado desde que la tienda abrió sus puertas hace casi un siglo, especialmente la receta secreta de sus mundialmente famosos, pegajosos y magníficos bollos de Chelsea.

SÉ INGLÉS, BEBE TÉ

No beber té en ese escenario tan inglés no se puede consentir. Tanto si haces una visita de un día, como si estudias allí durante unos meses, únete a los lugareños y relájate saboreando la bebida. Una vez que te hayas sentado en una tumbona en los jardines del Orchard Tea, con el suave sol inglés en tu cara, una humeante taza de té recién hecho y un bollito cubierto de crema y mermelada, comprenderás a qué viene tanto revuelo. El Orchard sirve tazas de esta deliciosa bebida desde 1897, y se ha convertido en algo legendario para estudiantes y profesores universitarios: Stephen Fry, Virginia Woolf, Stephen Hawking y Sir David Attenborough, entre muchos otros, se han tomado aquí una taza de té.

DEJA TIEMPO PARA UN POCO DE TERAPIA DE COMPRAS

De lunes a sábado, la plaza del mercado tradicional de Cambridge se llena de docenas de puestos cubiertos con lonas en los que los vendedores locales venden sus productos, en el mismo lugar en el que sus predecesores lo hicieron durante generaciones. Aquí, los compradores más avispados pueden moverse entre el bullicio de los puestos y encontrar gangas entre los libros, joyas, fruta fresca y artesanía local, e incluso pueden reparar sus bicicletas. Una vez que hayas acabado de deambular por los puestos, mira más allá de plaza: los pintorescos callejones y pasajes que la rodean están llenos de tiendas únicas, además de unas cuantas tiendas más populares para compensar.

 

Aprende Inglés en CambridgeMás información

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes