Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

Habla inglés sin acento extranjero: 5 sencillos pasos

¿Cuántas veces la gente ha descubierto tu nacionalidad por tu acento cuando hablas inglés? Aunque algunos acentos como el italiano o francés tienen su encanto, si tu acento es algo que te molesta, estoy aquí para compartir algunos consejos comprobados de primera mano para tener un acento más natural en inglés, y tener más confianza al hablarlo.

  1. Elige tu acento

Piensa en el acento que te gusta más y que encaja mejor con tu personalidad. Hay muchos acentos de donde elegir: el elegante británico, el interesante americano, el relajado australiano y muchos más.

Cuando tengas tu elección debes mantenerte fiel a el y ser consistente al hablar. Usa el vocabulario correcto que viene con el acento elegido. Si decides tener un acento americano, trata de evitar decir palabras como “mate” o “trousers”, la versión británica para “dude” y “pants”.

  1. Ve y escucha todo el inglés

Puede parecer obvio, pero ver todo en inglés es una de las cosas más útiles que puedes hacer para aprender más rápido y desarrollar tu acento. Oblígate a ver todos los programas, series de TV, películas y videos de Youtube en inglés. Aprender nuevas palabras es, por supuesto, de gran ayuda, pero tu acento te agradecerá que tu oído se acostumbre a escuchar inglés todo el tiempo (que sea el acento correcto, regresa al punto 1)

Personalmente, prefiero ver las cosas en su idioma original, en lugar de la versión doblada. Puedes empezar viendo películas y videos que ya has visto o conoces muy bien en inglés. Tal vez sea difícil al principio, pero si te apoyas con los subtítulos (en inglés) será cada vez más fácil. Aquí te compartimos una lista de series de Netflix para aprender inglés, si aún no sabes por dónde empezar.

  1. Escucha con atención

El inglés es un idioma bastante musical, así que es importante trabajar en perfeccionar los sonidos y fluidez correcta si quieres sonar como un nativo. Yo soy italiana y en Italia, pronunciamos cada letra, así que para nosotros el Inglés puede ser complicado. Me di cuenta de esto cuando empecé a ver Gossip Girl en su idioma original. Me sorprendí del modo en el que se pronuncia Manhattan (mænˈhæt(ə)n) y escuchar lo diferente que suena a mi idioma nativo, eso me hizo querer aprender más.

También vale la pena poner atención a la forma en la que se pronuncian diferentes palabras como “burger”, “spaghetti”, “gelato”, etc. Incluso si decir spaguetti como los americanos lastima mi corazón italiano, tuve que acostumbrarme a la pronunciación para mejorar mi acento.

  1. Di todo en voz alta

Mientras más practiques tu inglés mejor. Si no tienes a alguien con quién practicar, no tengas miedo de hablar contigo. El espejo puede convertirse en tu compañero de inglés, créeme, funciona. Una de las cosas que me ayudaron a practicar mi acento fue leer libros en inglés en voz alta y así mejorar mi pronunciación. Si te gusta una frase de una película, asegúrate de repetirla del mismo modo que el actor en la película. Apréndete la letra de tus canciones favoritas y repítelas una y otra vez en voz alta. Puede parecer un consejo extraño, pero ¡funciona!

  1. Aprovecha cada oportunidad para hablar

Ya que en casa no tenía amigos extranjeros con quien practicar mi inglés, creé oportunidades para mí en la escuela. Siempre levantada al mano cuando mi maestra necesitaba voluntarios para leer algún texto o responder alguna pregunta. Mientras más activo eres, más rápido aprenderás y desarrollarás tu acento.

Otra forma útil de mejorar tu inglés es estudiar en el extranjero y practicarlo en la vida real. Esta es la mejor forma de hacerlo y de perder tu acento extranjero. Solo tienes que saber qué acento quieres tener y sabrás a dónde ir. He tenido la suerte de trabajar estos últimos tres meses como una EF Global Intern, pero he viajado antes con ellos y he dado grandes pasos para mejorar mi acento usando inglés con mis compañeros de clases internacionales y, por supuesto, fuera de clase con todos los locales. Sigo siendo amiga de varias personas que conocí durante ese tiempo.

Al final, si quieres mejorar rápido tus habilidades y tu acento, no hay nada que pueda reemplazar el esfuerzo y dedicarle las horas necesarias, de otra forma la flojera nos ganará y nunca mejoraremos.